Archivo de la etiqueta: tumbonas

En mi tumbona mando yo…

Y en la tuya, tú. Así leído suena un poco fuerte, pero no es mi intención. Me explico. Yo solo uso la tumbona en mi tiempo libre y en festivos, sin horarios, sin jefes, sin obligaciones… Ahora que lo pienso, igual que vosotr@s. Quiero decir, que nadie me manda, así que mando yo. Si s-o-l-o quiero tomar el sol, nadie me obliga a hacerlo mientras respondo emails o consulto la agenda de los próximos días. Desde aquí os animo a hacer lo mismo. A desconectar, pero de verdad, mientras se está descansando en la tumbona. Al sol o a la sombra. Cuerpo y mente relajados. ¿Lo conseguiremos?

Cama para exteriores

Cama para exteriores Cardiff, de Bauhaus, con capota. Su base, además, es giratoria 360º, para adaptarse al movimiento del sol o cuando se quiere cambiar de vistas. Es de ratán sintético con estructura de aluminio y cojines desenfundables. Sus medidas: 2,30 x 1,30 x 0,80/1,55 m.

Para los que se sienten o viven siempre estresados y con miles de tareas pendientes de hacer, podría ser útil buscar información en internet sobre técnicas de meditación, que son fáciles y funcionan. Y aplicarlas en el “momento tumbona”. Y para todos, estresados o no. Si después de un tiempo de relax y auténtica paz, necesitáis picar o beber algo, daros un chapuzón o leer un libro, nadie os lo impide…

Llegará ese momento de tiempo libre y para entonces, hay que estar preparad@s. Para ir calentando motores y verse en situación, puedes mirar esta galería con tumbonas, pero también con otras propuestas sugerentes para descansar.

Tumbonas y hamacas para relajarse en verano

Begoña Fernández (redactora) @BegonaFG

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Hoy me regalo una siesta

Hoy me regalo una siestaEl otro día, una amiga refunfuñaba sobre el calor del verano: “¿Qué se puede hacer a las cinco de la tarde, con el sol cayendo a plomo y los termómetros hirviendo a 40º a la sombra?” Medité su pregunta y, con una sonrisa de oreja a oreja, respondí: “echarte la siesta”.

Y eso mismo voy a hacer esta misma tarde. Hoy, merezco el reposo de la guerrera.  

• El lugar idóneo. La elección, muy personal, varía en función de los gustos. Los defensores de la cabezadita en el sofá, que se adormecen con el suave ronroneo de la tele, mantienen su postura en un debate irreconciliable frente a los amantes de la siesta en la cama, cuyo lema es: persianas cerradas, pijama, pantuflas y vasito de agua.

• La duración. “Veinte minutos es perfecto”, aseguran los siesteros del reposo breve, “si estás más tiempo, te levantas revuelto y has perdido toda la tarde”. “¡Qué menos que una hora!”, piden los partidarios del descanso entre sábanas, que sostienen que la siesta sienta divinamente y que la tarde dura hasta las 22 horas de la noche.

• El silencio. Gustos al margen, todos coinciden en la importancia de desconectar el móvil y en mantener a los niños ocupados porque, ante todo, la siesta es un placer privado. ¡Seguimos en contacto!

¿Quieres más ideas? Mira aquí

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Equipada para tomar el sol

Me voy a regalar una tarde en la piscina… Bueno, más de una, porque este verano consigo el bronceado, sí o sí, gradualmente. También tengo otros objetivos: disfrutar cada momento ya sea con un chapuzón, escuchando música, leyendo, sesteando o, lo confieso, cotilleando con tranquilidad detrás de mis gafas de sol.

Tumbonas y hamacas

• Reservaré una tarde, como mínimo, a la semana. Anoto ya en la agenda los días que mejor me vienen y serán intocables. Los consideraré sagrados y nada me impedirá disfrutarlos, excepto un chaparrón.

• Grabo las canciones en el iPod. Selecciono la mejor música disco y pop, sin olvidar las románticas baladas y las melodías chill out.

• Pienso ir hecha un pincel. Pondré todo de mi parte. Aún estoy a tiempo de comprar los biquinis, pero lo haré antes de las rebajas, que los más bonitos vuelan. Para ir casi como una top: sombrero, sandalias y pareo a juego.

• No sin mi bolsa ultrafashion, como una celebrity. A guardar: abanico, vaporizador, toalla grande y una pequeña para secar bien la cara; además de peine, cepillo, sombrero y cremas. ¡Ah! Éstas, siempre en un estuche cerrado, para evitar que el calor o un descuido provoquen un desaguisado. Y, claro, confirmar que el móvil tiene batería.

¿Quieres más ideas para irte a tomar el sol? Pincha aquí.

¡Seguimos en contacto!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest