Archivo de la etiqueta: revista Micasa

Para todos los públicos

¿Sabes qué es un smart TV? Televisores que integran un sistema operativo, un software y un procesador como los de móviles y tablets. Al igual que ellos, te permiten navegar por Internet, conectarte a las redes sociales, reproducir vídeos, descargar aplicaciones y, por supuesto, ver la tele. Si planeas comprar uno, ten en cuenta:

Cine en casa

• ¿Qué se necesita? Una buena conexión a Internet mediante wifi o cable Ethernet.

• La calidad de la imagen. Hoy ya se habla de calidad y resolución 4K, es decir, cuatro veces la resolución de un televisor Full HD. También es importante consultar la gama de colores que reproduce, el contraste y la claridad.

• El tamaño de la pantalla. La calidad de las emisiones y los formatos HD facilitan tener en casa modelos entre 55 y 65 pulgadas.

• El sonido. Las pantallas planas, al ser muy delgadas, no permiten diseñar altavoces de gran potencia sonora. Para solucionarlo, el modelo X93, de la gama Bravia de Sony, incorpora altavoces frontales que no afectan al espesor.

• El sistema operativo. Los más comunes son Android e IOS. Gracias a ellos podrás preguntar a tu tele y Google te responderá; reproducir el contenido del móvil en la pantalla y compartirlo, jugar con mandos mediante bluetooth…

Y, por supuesto, ¡seguir en contacto con las redes y la web de Micasa mientras ves tu serie preferida!

Aquí tienes todo lo que necesitas para montarte tu propia sala de cine en casa: Cine en casa

Dora Decora

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Respira hondo y ¡a por el 2013!

 

“Junto y felices”, así hemos querido titular esta felicitación navideña en la que aparece una foto, que nos hicimos en el plató de Hearst, pensando en vosotr@s: lectores, amigos, compañeros de camino desde hace ya ¡casi 20 años!

No quiero repetir tópicos, ni decir aquello de “con la que está cayendo…”, pero es verdad que el futuro se presenta incierto y, desgraciadamente, muy duro para muchos. Por eso nosotros desde aquí tenemos mucho que agradecer. Estamos juntos y felices, sí, y es gracias a vosotros; sin los lectores una revista no tiene razón de ser, y los nuestros son fieles y cariñosos. Nos escriben, nos piden ayuda y nos dan ánimos desde todos los medios a su alcance: carta, mail, FB o Twitter.

Por eso queremos que nos veáis las caras, que nos miréis bien y que sepáis que aquí estamos para hacer Micasa con un único objetivo: que vuestro día a día sea un poco más amable. ¿Lo hemos conseguido?

El equipo de Micasa desea Feliz Navidad

 

Cristina Sánchez. Redactora Jefa
Revista Micasa

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

CON UN PAN DEBAJO DEL BRAZO

Nadie pone en duda que la llegada de un bebé a la familia es una aventura en todos los sentidos. Y supone un reto emocionante, aunque se planteen dudas desde el primer momento. Una de los temas que más conversaciones suscita es el de la alimentación infantil. Hace poco he asistido a una charla organizada por Philips con la doctora Diana Madruga, pediatra especialista en nutrición y gastroenterología. En ella se plantearon dudas acerca de la inclusión de alimentos en la dieta del bebé, proceso correcto de preparación de los platos, menaje que se debe utilizar con el niño y otras cuestiones tan interesantes que era necesario anotar cuidadosamente todo para utilizar ese cuaderno como tomo de consulta obligatorio. Una mamá primeriza preguntó: “¿no podría venirse usted, doctora, a casa durante algunos bastantes meses?” Y no me extraña. Menos mal que todo es cuestión de práctica.

La doctora hizo un repaso desde la fase de lactancia, la alternativa a la leche materna con leches de fórmula y la alimentación complementaria. Señaló que “el tipo de alimento en la infancia está condicionado por la maduración de los órganos digestivos y de aquellos que intervienen en el proceso alimentario, que no terminan de desarrollarse hasta los 3 años. A partir de los 4 meses desaparece el reflejo de extrusión y entre los 4 y los 6 meses los bebés son capaces de ingerir semisólidos y deglutirlos llevando hacia atrás la lengua. De forma progresiva el niño será capaz de ingerir fórmulas menos preparadas o alimentos de uso ordinario. Es imprescindible que el aporte de nuevos alimentos se realice en el período crítico de los 7-10 meses porque facilita que no haya trastornos de alimentación posteriores”.

Una vez que el bebé está acostumbrado a los purés y a los alimentos batidos puede comenzar a tomar alimentos triturados. Y es ahí donde descubrí muchos de los productos de Philips Avent para la alimentación del bebé, como la vaporera y batidora que en un único aparato cocina los alimentos y, al dar la vuelta al vaso, los tritura o los hace trocitos, en función de la etapa alimentaria en la que se encuentra el niño.

Mamás, tomad nota: los alimentos siempre mejor cocinados al vapor ya que mantienen todas sus propiedades mientras que al cocerlos se quedan en el agua.

Me gustó una nueva cuchara de aprendizaje “blandita” que cambia su forma. Su objetivo es ayudar al bebé a comer por sí mismo. Su mango está adaptado para las manos pequeñas y su textura favorece un buen agarre para que no se resbale. Y es que todo está estudiado, hasta los colores, formas y personajes que decoran los platos de los niños para que influyan en su comportamiento delante de la comida.

Cuchara de aprendizaje multiforma

Cuchara de aprendizaje multiforma (5,99 €)

Geniales unas tazas con pajita incorporada, una solución para que los peques puedan beber de manera independiente. Tienen una válvula antigoteo y su tapa enroscable esconde o deja ver la pajita, de manera que siempre está limpia.

Tazas desde 10,99 € el modelo de 260 ml.

Tazas desde 10,99 € el modelo de 260 ml.

¡Podíamos haber estado allí horas conversando sobre estos temas! Cuando no hacía una la pregunta, la formulaba otra. Y la doctora Madruga intentaba condensar en pocas palabras muchísima información.

También descubrí que Avent tiene una gama de mordedores diseñada para adecuarse a las bocas y manos más pequeñas. Su función es calmar el dolor en las diferentes fases de dentición. Cada modelo incide en una zona. Así, los mordedores de la etapa 1 calman el dolor que causan los incisivos cuando rompen la encía. Los de la siguiente etapa tienen varias superficies de masticaciones (duras y suaves) y en frío calman el dolor de los premolares y en la etapa 3 se utilizan los mordedores cuando empiezan a romper los molares la encía y tienen características lúdicas para distraer al bebé del dolor de la dentición.

Mordedores desde 6,49 €.

Mordedores desde 6,49 €.

Por cierto, la indicación que veis en las imágenes “0% BPA” es fundamental en cualquier producto que compréis (biberones, chupetes, mordedores, menaje…). Según los expertos, el BPA es un producto químico que puede resultar perjudicial para la salud. Así que los plásticos deben estar libres de este componente.

Nunca te acostarás sin saber algo nuevo…

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

YA NO ES UN ROLLO TIRAR DEL ROLLO

Ya sé que el tema es poco elegante y que, lo más normal es obviarlo, pero ¿por qué algunas personas piensan que el tubo de cartón de un rollo de papel higiénico gastado se desintegra? Si, si, no exagero nada de nada; la operación es la siguiente: se termina el papel, quito el tubo del portarrollos y lo dejo encima de la tapa de la cisterna porque, precisamente, ese es el punto X en el que cae el rayo mágico  que lo hace desaparecer, el mismo rayo que va a la despensa y trae un rollo de papel de recambio.

¿A alguien le suena esto? Pues ¡no funciona! Aunque si es vuestro caso tengo una genial solución: Aqua Tube, de Colhogar.

Aqua_Tube_Servicio

5 años de investigación fueron necesarios para desarrollar este tubo que se puede tirar al inodoro ya que se disuelve con el agua; se acabaron los viajes al cubo de la basura y la acumulación sobre la cisterna.

Aqua_Tube_Servicio_pack
Soy testigo, los responsables vinieron a la redacción con un montón de tubos y nos hicieron la demostración… Impresionante, desaparece incluso, antes que el propio papel higiénico, es más, nos dejaron una cestita muy mona en el cuarto de baño llena de tubos para que, como buenas mujeres periodistas y curiosas, pudiéramos comprobarlo. ¿Sabéis que pasó? Al cabo de dos horas no quedaba ninguno…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La redacción de Micasa se traslada a Intergift

Os confieso que el lunes pasado me sentí como la Indiana Jones de la decoración. Como todos los años, un equipo de infatigables redactoras de la revista nos acercamos a curiosear la última edición de Intergift.

intergift2

¿Qué es? La feria internacional del regalo y la decoración que se celebra en Madrid dos veces al año. ¿Y a qué vamos? A descubrir las piezas de decoración más bonitas para fotografiarlas y publicarlas en la revista, para que vosotras también disfrutéis de ellas.


Desembarcamos con el fotógrafo, la ayudante y un ejército de cámaras y trípodes. Después de improvisar un pequeño plató de fotografía en una sala que nos cedió Ifema, nos lanzamos a recorrer los pasillos. ¿Os cuento cómo es la pequeña historia de un día de nuestro trabajo? Dispuestas a la caza de la novedades más coquetas, oteamos en los stands de las firmas que más nos gustaban, pedíamos permiso para llevarnos los objetos novedosos que nos sorprendían y allí correteábamos por los pasillos con el jarrón, el cojín o la vajilla en los brazos hasta llegar a nuestra guarida fotográfica. En ella, sesión de estilismo: sacas el algodón, lo empapas en alcohol y frotas para eliminar restos de polvillo, huellas de dedos, la silueta del código de barras que hay que quitar para que no se vea… Después viene el momento de ¿Cómo lo fotografíamos? ¿Una toma cenital? ¿Una frontal? ¿Por qué no hacemos mejor las dos? Una vez hecha la foto, toca la parte informativa. En un cuadernito apuntamos la firma del producto, hacemos un dibujito para luego identificarla (si no, entre 30 jarrones, luego no sabes de quién era el de la flor rosa. Esa memoria…), anotamos el precio ¡ojo: en el stand nos han dado el precio para las tiendas. Para publicarlo, hay que multiplicarlo por 2,2 y sumarle el IVA! y metro en ristre, medimos el diámetro, la longitud…

Lo mejor fue descubrir esas piezas que sabemos que luego podréis ver en la revista. Lo más saludable, las 75 veces que subimos y bajamos los 40 escalones que separaban la planta baja, donde estaban los stands, del piso donde instalamos el plató fotográfico: ¡tenemos las piernas como robles! Y lo más divertido, las miradas de la gente cuando nos veían corretear por los pasillos cargadas con una sopera o una lámpara. Más de uno se nos acercó a preguntar qué hacíamos. ¡Pensaban que estábamos robando impunemente los objetos de la feria! Por cierto, todas las ediciones allá que vamos las chicas de Micasa. En septiembre volveremos. Si queréis ayudarnos a transportar objetos…

¡Todos los brazos serán bienvenidos!

Por cierto, podéis ver un avance de todo lo que vimos en Intergift en nuestra página web, pinchad en este enlace.

Susana González

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest