Archivo de la etiqueta: recetas

El secreto está en la masa…

Dora-decora-hace-panToda la vida a dieta evitando el pan y ahora me entero de que su consumo moderado es básico para ganar energía, bajar el colesterol y completar las vitaminas que necesita mi organismo. ¡Y con las calorías justas!

Vamos a ver cuál me conviene más:
• Los mejores, los integrales. Entre todos los panes los realizados con cereales integrales son los que tienen mayor contenido en fibra; el de centeno, por ejemplo, facilita la digestión y baja el colesterol, el de trigo alivia los síntomas de la menopausia y el de espelta —una variedad de trigo milenaria— es rico en fósforo y calcio.
• ¿Y si lo hago yo? Si la corriente bio te tiene atrapada, quizá te animes a cocinar el pan en casa tú misma, sin aditivos ni conservantes. Si lo haces una sola vez, estás perdida; la sensación de comer un pan hecho por ti y, por qué no, presumir de ello ante tus invitados, engancha.
• Indispensables. Ante de empezar debes saber que entre los básicos está la levadura de panadería (no confundir con la empleada en bizcochos) y la harina de fuerza, una variedad con una mayor proporción de proteína, llamada precisamente así porque su mayor contenido en almidón hace que el amasado sea más costoso, y se deba emplear más fuerza durante el mismo. Y dicho esto, nos ponemos manos a la obra o… ¡a la masa!

Benficios del pan

EL PAN SÍ BENEFICIA AL ORGANISMO.
Indispensable en nuestra dieta desde hace siglos, el pan es uno de los alimentos más valiosos desde el punto de vista nutricional. Sus hidratos de carbono son algo así como combustible para nuestro cuerpo, por no hablar de alto contenido en vitaminas y de la presencia de la fibra —especialmente en los integrales— vital para la digestión y para rebajar el colesterol. Come pan y sé feliz.

Libro de recetas de pan

MUY TRADICIONAL
Panes Caseros, de Lunwerg Editores, con sabrosas recetas paso a paso (8,95 €).

Libro de recetas de pan artesano

RÁPIDO Y FÁCIL
Pan Artesano, de Libros Cúpula, incluye recetas clásicas y las más novedosas (19,95 €).

Y si quieres más información aquí tienes…  Los secretos para hacer un buen pan casero

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Al rico menú navideño

Es la parte que más me gusta de la Navidad: pensar en el menú para cada ocasión. Entrantes, plato principal y postre. Ya sea para una cena formal como para las meriendas y reuniones más informales. El año pasado por estas fechas me atreví con mi primer roscón casero. ¿Qué me deparará esta Navidad?

Pero aunque me encanta meterme en la cocina a preparar las recetas (por el contrario, aborrezco recoger la cacharrería que monto), reconozco que a veces me encuentro atascada, sin ideas o cansada de las mismas. Me atrevo a innovar. Mis invitados son gente de confianza que siempre acogen con los brazos abiertos cualquier delicia culinaria, es más, ellos mismos me animan a utilizarles como conejillos de Indias. Así que puedo decir con seguridad que me atrevo con recetas nuevas.

Protege el libro en la cocina de salpicaduras y utiliza soportes que faciliten la lectura. Atril y pantalla antisalpicaduras, de Howards Storage World

Protege el libro en la cocina de salpicaduras y utiliza soportes que faciliten la lectura. Atril y pantalla antisalpicaduras, de Howards Storage World

Y para eso visito blogs, recorto los platos que aparecen en las páginas de las revistas y consulto mi biblioteca, donde los títulos de cocina nunca son suficientes para mi alter ego chef.

Comfort Food, de Jamie Oliver (Grijalbo)

Comfort Food, de Jamie Oliver (Grijalbo)

Así que he preparado una selección de libros de recetas para estas fechas de reuniones que vienen y para cualquier otra ocasión. Ponte el delantal, abre el libro y ¡enciende los fogones!

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Una Semana Santa de rechupete

Confieso que lo que más me gusta de Semana Santa no son los pasos, ni las procesiones… A mí, desde mi más tierna infancia, lo que de verdad me apasiona en estas fechas es comer. Recuerdo el lío de las torrijas caseras, con el aceite burbujeando a fuego vivo en la sartén y el suelo resbaladizo de azúcar y canela. Pues mira por dónde, he encontrado en One Dot, la primera revista on line de Petit On, esta versión refinada de la torrija de toda la vida, coronada con una deliciosa crème Brûlée.
Torrijas-con-cremaPara los que arrugan con desprecio la nariz ante un dulce pero suspiran por un rico picoteo salado, Petit On también tiene una receta de Pascua sabrosona: conejitos de hojaldre rellenos de jamón y queso.

Conejos-de-hojaldreY, si eres mañosa y tienes mucho cuidado a la hora de abrir los huevos para hacer las torrijas, mira qué manualidad puedes hacer con las cáscaras, un chorrito de vinagre y colorante. En One Dot, de Petit On, encontrarás cómo hacerla. http://petit-on.com/one-dot

Manualidad-huevos-de-Pascua

Por cierto, si de huevos (de Pascua) va la cosa, cada mañana de la Semana Santa puedes desayunar uno en su punto (¿te gustan pasados por agua o los prefieres duros?), colocados en hueveras… con orejas de conejito, por supuesto. Son de la firma Pomax. http://www.pomax.com

Huevera-de-Pomax

Otra opción es meterse en harina y dedicar la Semana Santa a hacer ricos bizcochos caseros con formas ad hoc para estas fechas. Los moldes de Silikomart permiten hacer creaciones culinarias tan bonitas que da pena comérselas. http://www.silikomart.com
Moldes-de-Pascua

Pero si prefieres echarte a la calle y disfrutar de la Semana Santa a base de paseítos, no olvides incluir en tu ruta alguna parada gastronómica interesante. ¿Nuestra sugerencia? Las pastelerías Martina de Zuricalday en Bilbao, y en especial, sus galletas de conejito y su tarta de zanahoria. www.facebook.com/martinazuricaldaybilbao

Galletas-y-tarta-de-zanahoria

Felices Pascuas!

Susana González (Jefa de sección Gastro)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

La fondue: cortar, pinchar y mojar

 

Hace frío así que, inspirados en las bajas temperaturas de las montañas suizas —de donde es originario este plato— y pensando en qué menú podía idear para una cenita con amigos este fin de semana en casa, resguardados precisamente del frío, se me ha ocurrido que es el momento idóneo para preparar un fondue.

Es una excelente manera de entrar en calor y de disfrutar de una velada agradable de conversación y risas por el trozo que siempre se pierde en el fondo de la fondue o la lucha entre pinchos que se enredan. La original es de queso y, a partir de ahí, nacieron el resto de variantes.

Fondue Le Pain Quotidien

Foto, cortesía de Le Pain Quotidien (www.lepainquotidien.es), donde encontrarás panes deliciosos para acompañar.

El caquelón o marmita es el recipiente de la fondue, que puede ser de barro, de cerámica refractaria o de hierro grueso esmaltado. Tiene que ser ancho, no muy profundo y con un mango corto para poder transportarlo cómodamente sin quemarse.

La receta básica para la de queso es mezclar distintas variedades, cortadas en láminas o ralladas. Se mezcla con vino blanco (la cantidad de vino ha de ser la mitad que la de queso) y se remueve constantemente con movimientos envolventes. El pan es el acompañamiento más habitual: blanco y con bastante corteza (el queso se pega mejor a ésta que a la miga). También se puede sustituir el pan por patatitas hervidas, salchichas troceadas, verduras…

Fondue de queso. Le Creuset

Foto: www.lecreuset.es. Conoce sus modelos y no te pierdas la sección de Recetas de su página web. ¡Tengo que probar la fondue de cangrejo que propone!

Otra variante es la fondue de carne, muy fresca y cortada en pedacitos pequeños. Se hace en aceite caliente y se acompaña con varias salsas. La modalidad china presenta la carne cortada en láminas muy finas, cocinas en un caldo de verduras (zanahoria, puerro, nabo, cebolla, ajo y perejil picado), champiñones negros secos y fideos chinos. Se prepara el aceite en la marmita y se acompaña con salsas y arroz blanco.

Y la más dulce: la de chocolate. Se derrite el chocolate y se bañan en él trocitos de fruta, bizcocho, magdalenas o nubes. Suele ser de menor tamaño que la fondue salada.

Fondue de chocolate. Le Creuset.

Foto: www.lecreuset.es.

Para la de queso y la de chocolate encontrarás en los supermercados mezclas ya preparadas, listas solo para calentar y añadir a la marmita.

Fundamental a la hora de preparar la mesa es presentar los alimentos en bandejas o recipientes, agrupados por tipos. Unos platos pequeños, unas copas de vino, los pinchos, algunos encurtidos y la mesa estará preparada. ¡Por supuesto, la fondue en el centro! Así que si no tienes una, vamos de compras:

Fondue de Casa Viva.

Fondue esmaltada, de Casa Viva (34,95 euros). www.casaviva.es

Fondue de El Corte Inglés.

Fondue Rojo, de El Corte Inglés (20 euros). www.elcorteingles.es

Fondue de La Oca.

Sofisticada, fondue Mondo, de La Oca (117 euros). www.laoca.com

Fondue Cocoa de Modernhaus.

Fondue de chocolate, de la firma Modernhaus. www.modernhaus.com

Aquí tenéis más recetas e ideas para preparar una deliciosa Fondue »

¿Os animáis?

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Quiero un plato calentito de cuchara

 

Brrrrr, se nos ha echado encima el frío. Y con el mal tiempo se abre la temporada de sopas, consomés, caldos y cremas (humeantes y calentitos, por supuesto).

No hay nada que me guste más que la sensación de llegar a casa y preparar un caldo para cenar. De esos que, como dicen las madres y abuelas, “te entonan el cuerpo”. Es el primero más recurrente para las comidas y cenas de invierno. Ofrece tantas posibilidades, desde una sencilla crema de verduras, hasta una de guisantes, de espárragos, una sopa de pescado o una sofisticada crema de marisco. ¿Y no os sucede que hay veces que os apetece un caldo suave, sin más, y otras el mismo consomé pero con sus fideos?

Para los niños, qué mejor que dejar que floten unas letras en el líquido u otras formas que les harán la tarea más divertida. Y para las cremas, es imprescindible para dejar sorprendidos a los invitados un chorrito de nata o de aceite de oliva en el centro del plato, con algunas hojas de albahaca, una gambita o unos croûtons, esos deliciosos y crujientes trocitos de pan  frito. ¿Habéis probado a colocar un trozo de queso ricotta (en este caso de la marca Santa Lucía, de Galbani) para potenciar sabores?

 

Sopa con queso ricota

 

Y fijaos en el resultado con unos piñones y algo de jamón serrano:

Sopa con jamon y piñones

 

Pero hay otro detalle que no se puede pasar por alto. Es el de la presentación en la mesa. No solo existe el plato hondo para servir la sopa. Y aquí es donde sale mi espíritu decorativo. Un plato hondo sobre llano, un cuenco, una taza o un bol con asitas… son los más utilizados y cada uno de ellos me gusta y no depende del tipo de sopa o crema, es más bien una cuestión de estética, según sea el menaje que utilice o el mantel con que vista la mesa. Amplía tu menaje poco a poco, mezcla piezas e, incluso, recupera algunas que ya tengas, seguro que puedes darle un uso nuevo para presentar el primer plato.

¿Te atreves con algo nuevo? Una sopa en vasitos de cristal sobre una tabla de madera para servir en el centro de la mesa.

Sopa en vasitos

 

Y no te olvides de la sopera. Si al leer esta palabra se te viene a la mente la clásica sopera, es porque no te has fijado en los diseños más actuales. Hay soperas para todos los gustos y es un accesorio perfecto para servir la sopa en la mesa. En esta imagen, el modelo Cottage, de Villeroy & Boch (shop.villeroy-boch.com).

Sopera Cottage de Villeroy & Boch

 

Y para sopa de referencia, la de tomate Campbell. Aunque más que la sopa en cuestión, es la lata la que ha alcanzado el estrellato gracias a que Andy Warhol decidió convertirla en pop art. Si caen en tus manos unos botes de esta mítica sopa, puedes transformarlos en unas divertidas lámparas y siempre tendrás sopa para cenar.

Lámparas con latas Campbell

 

Una curiosidad de coleccionista: la marca ha anunciado que, para celebrar los 50 años del espíritu Warhol, reeditará sus latas de sopa en una edición limitada en distintos colores. La pega es que estará a disposición de consumidor en una de las grandes cadenas minoristas de Estados Unidos, Target, y aunque la sopa tendrá un precio simbólico, nos saldrá cara si le sumamos el viaje desde España.

Latas de sopas Campbell

 

Buen provecho.

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest