Archivo de la etiqueta: limpieza

Cápsulas para la colada

 

Ahorrar, ahorrar y ahorrar. Muchos tenemos esa idea en la cabeza, pero puede ser que, mientras pensamos eso, estemos perdiendo dinero sin darnos cuenta. Me explico. Hay dos tipos de ahorro; por favor, si conocéis más, ¡comunicadlo en la redacción! Vuestros conocimientos sobre esta delicada materia siempre son bienvenidos.

El primer ahorro, en mi opinión, es éste: ahorras porque dejar de adquirir bienes y compras solo lo realmente imprescindible; es lo que toca en muchos hogares. El segundo ahorro, que me parece mucho más interesante, es el siguiente: acabas con el malgasto. No me refiero a malgastar en caprichos, sino a cambiar algunos hábitos en casa y ser más conscientes de todo, sin bajar la guardia, en todo momento. ¿a qué momentos me refiero? Momento lavadora; secadora; plancha; iluminación; ducha; gasolina; comida caducada que acaba en la basura; y otros tantos momentos que ya conocemos.

Y os cuento esto porque el otro día fui a una presentación de Ariel sobre cómo evitar el malgasto en la colada. Nos explicaron que la mayoría de nosotros desconocemos que podemos estar desperdiciando un tercio del detergente líquido en cada colada. ¿Eh? ¿Cómo? Resulta que el cajetín de la mayoría de lavadoras está diseñado para funcionar con detergente en polvo. Si colocamos el detergente líquido en el cajetín, una parte empieza a escurrirse por las cañerías pasando por el tambor y hacia el desagüe. Y adiós. Esa parte del detergente no se utiliza.

La solución que proponían para evitar perder un tercio de detergente son las nuevas cápsulas Ariel Excel Tabs, similares a las que ya se utilizan en los lavavajillas. Las Ariel Excel Tabs son bolsitas muy pequeñas, 35 ml, que se meten directamente en la lavadora, debajo de la ropa. Contienen un detergente líquido súper concentrado en dosis individuales, con perfume floral. Menos detergente, dosis exacta y excelente limpieza. Por cierto, lo de echar un chorrito de detergente, también es malgasto, ¿cómo sabes si te has quedado corta o te has pasado? Leer la etiqueta del producto y utilizar la cantidad de detergente que en ella se indica es lo adecuado.

Aquí tenéis las fotos de la cápsula Ariel Excel Tabs y del envase donde las encontrareis. Ya están en tiendas, supermercados, grandes superficies…

capsulas_ariel

 

Después de leer esto, ¿seguirás echando el detergente líquido en el cajetín de la lavadora?

Begoña Fernández (redactora)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Zafarrancho de combate

 

¡Al mal tiempo buena cara! Ese es uno de mis lemas, porque soy de las que siempre veo el vaso lleno hasta los topes. Por ello, procuro pensar en positivo hasta cuando toca hacer
la limpieza general en casa.

Zafarrancho de limpieza

 

No es que sueñe con pasar el día agarrada al trapo, pero sí he descubierto un peculiar placer en pasar la fregona por un suelo repleto de manchas y ver la franja limpia en contraste; como en el anuncio. ¿Sabéis a qué me refiero? ¡Solo me falta comparar las pisadas! Bromas aparte, hay ciertos consejos —herencia de familia— que, de verdad, me facilitan mucho la tarea:

• Hay que seguir un orden lógico. Por ejemplo, siempre se debe limpiar el polvo antes de barrer y lo último, pasar el aspirador para terminar con la suciedad que se haya resistido. La fregona se debe pasar al finalizar el resto de las tareas y empezar a trabajar desde el fondo de la casa hacia la entrada; así evitarás tener que pisar el suelo mojado.

• Apuesta por la variedad. Hay materiales que precisan productos concretos de limpieza,
yo te recomiendo apostar por ellos ya que hay gran variedad. También es muy importante contar con diferentes bayetas y paños para cada espacio. ¡Seguimos en contacto!

¿Quieres más consejos e ideas? Mira aquí >>

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un poquito de orden, por favor

Muchas son las cosas que se pueden hacer en casa para que nuestra vida vaya mucho mejor; pero la primera de ellas, sin discusión posible, es limpiar y ordenar.

orden_feng_shuiLimpiar, además de permitirnos tener un entorno reluciente, significa deshacernos de todo aquello que está en desuso, que ya no nos hace falta, objetos que llevan la tira de tiempo guardados en el trastero, por si acaso, y que al final nunca necesitamos.

Limpiar quiere decir también dar lo que ya no nos sirve, lo que nos regalaron hace tiempo y no nos hace ni pizca de gracia, lo que trae malos recuerdos y nos hace entristecer o enfadar. Da igual quien nos haya regalado ese objeto o, si lo hemos comprado, cuánto nos gastamos en él. Si nos hace daño verlo, lo mejor es deshacerse de él. Esta es una buena manera de aprender a través del Feng Shui a decir que no y a que se tenga en cuenta nuestra opinión.

Si son cosas que están rotas, se tiran directamente al contenedor correspondiente; sí, hablo de reciclar, porque es un beneficio que hacemos al medio ambiente. Y si no están rotas, o las donamos a alguien a quien les haga falta, o las vendemos y así, además, nos ganamos un dinerillo extra. Además, cuando limpiamos dejamos espacio para que cosas nuevas entren en nuestras vidas.

Y la siguiente cosa a hacer es ordenar.

Tener una casa ordenada, clarifica nuestras ideas, nos despeja cuando estamos confusos y permite que la energía, tan necesaria para nuestras vidas, entre a raudales y fluya armónicamente por toda los rincones.

En la revista Micasa podréis ver un montón de ideas para organizar los espacios de cada rinconcito de vuestro hogar y, hoy mismo, puede ser un buen momento para comenzar.

Lidia García Medina

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Zafarrancho de limpieza

Deja a un lado la pereza, reúne un nutrido ejército de productos y utensilios, ponte tus mejores galas informales y prepárate para devolverle a tu casa todo su esplendor. ¿No respiras ya el agradable aroma que acompaña a la limpieza general? Como no hay mejor defensa que un buen ataque, ¡allá vamos!

Dora, zafarrancho de limpieza

• Consulta la previsión meteorológica. Las tareas domésticas no son la sal de la vida, pero como no queda más remedio, escoge un día soleado para llevar a cabo tu plan de trabajo; sobre todo, si vas a limpiar cristales y ventanas.

• ¿Por dónde empiezo? Si tu casa tiene varios pisos, planifica la limpieza por plantas, comenzando por la más alta. En un piso, empieza desde un extremo hasta el contrario. Retira primero los textiles para lavar, después repasa techos y paredes, luego limpia las ventanas y los muebles y, por último, aspira el suelo y friega.

• Indispensables. Asegúrate de tener todo lo que necesitas en buen estado. Si los cepillos y trapos están algo deteriorados, renuévalos.

• Mis consejos. ¡Que no falte música de fondo! Es cierto que amansa a las fieras, pero los acordes adecuados proporcionan una buena dosis de adrenalina. Y al terminar, date un capricho, una cena, un baño relajante…

Mas ideas para lanzarse a la limpieza >>

¡Seguimos en contacto!

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Detrás de las ventanas, llueve y llueve

facet 029336¿Os acordáis de aquella  cancioncilla infantil “el patio de mi casa es particular”? Da la casualidad que, salvo el salón, todo mi piso da a un patio que no es particular, sino colectivo. Y cuando llueve, doy fe que se moja, empapando de paso todas las ventanas de la fachada interior. En esto meditaba yo el otro día, cuando me di cuenta de que no podía demorar más la siempre ardua tarea de limpiar las ventanas.

¿Alguien tiene una sugerencia para abrillantar cristales cuando fuera arrecia la tormenta? Entonces, me vino a la memoria la conversación
que tuve, hace años, con el especialista en carpintería de aluminio al que le encargué las ventanas de mi piso. Entonces me sugirió que
las eligiera oscilobatientes, ya sabéis, las que se pueden abrir tanto de arriba abajo como de derecha a izquierda. Por un problema de
presupuesto, en aquel tiempo me decanté por los modelos tradicionales. ¡Cuánto me acuerdo ahora de aquellas sabias palabras!

Si las hubiera comprado, ahora no tendría que asomar medio cuerpo bajo el huracán para limpiar los cristales por fuera. Al final, he tomado la decisión de aplazar la tarea para cuando llegue la primavera. Mientras tanto, voy a correr discretamente las cortinas para no ver lo que hay más allá de ellas. Aunque eso implique oscurecer la casa como una cueva. ¿A qué me recuerda esto? ¡Ah sí! “Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva…”

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest