Archivo de la etiqueta: estilos

¿Qué estilos decorativos están de moda?

Si eres fiel seguidora de las tendencias, aquí te resumimos las claves de los cuatro estilos que están a la última. Para recrearlos, basta con seguir las pautas que caracterizan a cada uno de ellos.

ESTILO NÓRDICO
Irrumpió con fuerza en el panorama decorativo y en poco tiempo se ha convertido en una de las tendencias más demandadas.

Muebles de estilo nórdico, de Kenay Home

Muebles de estilo nórdico, de Kenay Home

Se caracteriza por:
– La sencillez de sus diseños. En butacas y sillas predominan las líneas curvas, bien en el asiento o en el respaldo.
– La madera se convierte en el material estrella. El acabado natural es el más común, seguido por el blanco y los colores pastel. En todos los casos, es  habitual encontrar pequeñas pinceladas en tonos diferentes, como los “calcetines” que decoran la parte inferior de las patas.
Los complementos son sobrios y están realizados en materiales naturales: un jarrón de cerámica, un portavelas de madera pintada, estantes en forma de casitas con tejado a dos aguas…
– La decoración se basa en la célebre frase  “menos es más”. Un ambiente nórdico nunca puede ser recargado. Muebles que solo sean necesarios + pocos complementos es la ecuación perfecta para que el espacio parezca despejado.

ESTILO RÚSTICO CHIC
Es una revisión de las tradicionales casas de campo, pero con toques que suavizan la rudeza de aquellos austeros modelos de pino con asiento de esparto.

Comedor decorado con muebles de estilo rústico chic, de la firma Laura Ashley

Comedor decorado con muebles de estilo rústico chic, de la firma Laura Ashley

Se caracteriza por:
Muebles con copetes o faldones rematados en ondas, patas ornamentadas y tiradores de latón o bronce que recuerdan a los antiguos, aunque si se sustituyen por modelos de porcelana decorados con flores o pájaros el efecto será aún más chic.
– Las piezas siempre son de madera, aunque se pintan en otros tonos para suavizar su aspecto. Los colores preferidos: marfil, verde y azul (habituales en la naturaleza). Eso sí, la pintura se decapa y permite adivinar el acabado de la madera original para dar la sensación del paso del tiempo.
– Cualquier complemento será bienvenido, pero con referencias continuas al campo. Una jarra de loza con flores frescas, una cesta de alambre para colocar los huevos, un cesto de esparto del que surge un ramillete de lavanda… El menaje se decora con aves, flores o pájaros, y se deja a la vista convertido en objeto decorativo.
– La clave del estilo consiste en recrear una atmósfera acogedora. Los ambientes se completan con vitrinas y estantes en los que se exponen objetos cotidianos. Las láminas con motivos botánicos y las paredes decoradas con composiciones de platos desparejados son recursos infalibles para recrear la tendencia rústico chic. Se trata de jugar a que vivimos fuera de la ciudad, pero con una delicadeza que muestra la faceta más amable y bucólica del campo.

ESTILO VINTAGE
Los años 50 y 60 regresan para recuperar la belleza de la decoración de aquellos maravillosos años. Una mirada al pasado, pero con un guiño de complicidad que nos recuerda que estamos en el siglo XXI.

¿Parece que estamos en los años 50? Bienvenidos al estilo vintage. Muebles, de Maisons du Monde

¿Parece que estamos en los años 50? Bienvenidos al estilo vintage. Muebles, de Maisons du Monde

Se caracteriza por:
– Las patas cilíndricas se estrechan a medida que se aproximan al suelo. Los asientos dibujan formas curvas, con el respaldo capitoné. El velador se convierte en la pieza estrella, no solo como mesa auxiliar, sino también como alternativa a la mesa de centro colocadas en parejas o tríos de diferente altura.
– La pareja tapicería + estructura de madera es la combinación de materiales más utilizada. Pero a diferencia de los tejidos de los años 50 y 60, hoy los asientos se visten con telas en tonos lisos y alegres: mostaza, turquesa, naranja, lima… El resto del mobiliario se realiza en madera natural, en sus versiones más claras, con sobres y frentes lacados en blanco o en tonos pastel.
Los complementos son clave para dar ese aire vintage al ambiente. Un teléfono que imite los modelos de entonces, una lámina que evoque un anuncio retro o un cuadro con el dibujo de una máquina de escribir antigua lograrán el efecto de retroceder en el tiempo.
– El estilo vintage recrea aquellas décadas con muebles inspirados en la decoración de entonces, pero a diferencia de los modelos originales, las piezas de hoy son luminosas, alegres e incluso divertidas (como en este caso la lámpara tipo flexo king size). Al ser diseños, en general, vistosos, conviene dosificarlos para evitar que el ambiente tenga tantos puntos focales que al final la mayoría de los muebles pierdan impacto visual.

ESTILO ACTUAL
Diseño y propuestas transgresoras en materiales son las claves de esta tendencia que explora nuevas posibilidades para crear ambientes de vanguardia.

El diseño caracteriza al estilo actual. Buena muestra de ello son estos muebles de La Oca

El diseño caracteriza al estilo actual. Buena muestra de ello son estos muebles de La Oca

Se caracteriza por:
Muebles de líneas puras, sin ornamentos, en las que el diseño se convierte en el verdadero protagonista.
– Acero, cristal y metacrilato son los materiales más utilizados en los muebles de estilo actual. Sillas y butacas se realizan en nuevos materiales derivados del plástico, y las tapicerías se nutren de piel y microfibras que repelen la suciedad. Los colores blanco, negro y gris han sido durante años sus señas de identidad, pero ahora la paleta se amplía hacia tonos más llamativos, que se adaptan a los colores de moda: azul klein, marsala…
– Los complementos ganan importancia y, con diseños originales, se convierten en piezas con tanto impacto decorativo como los muebles. Lámparas y jarrones hacen gala de unas líneas tan llamativas que los transforman en auténticas esculturas. Los materiales en los que están hechos —acero, metal y derivados del plástico— nos demuestran que su producción se encuentra a la vanguardia de la técnica.
– El estilo actual juega con efectos ópticos. Una mesa de cristal resulta ligera y, a través de ella, nos permitirá disfrutar al completo del sofá situado detrás. Los aparadores se pueden fijar a la pared, sin patas, para dar la impresión de que vuelan. Y si colocamos una librería sin trasera  entre la zona de estar y la de comedor, delimitaremos ambos ambientes sin perder la sensación de profundidad. El único riesgo de este estilo es que sus materiales de última generación y sus muebles de líneas geométricas pueden crear un ambiente algo duro. ¿El truco? Dulcifícalo con complementos que tengan texturas cálidas, como una alfombra de pelo largo o cojines en acabados que inviten a acariciarlos: terciopelo, lana tejida…

Susana González (jefa de sección) @susigonfer

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Mi baño, mi espacio

Quedaron atrás los tiempos pasados de cuartos de baño fríos, básicamente funcionales y, desgraciadamente, poco visitados. Hoy se considera un espacio valioso, imprescindible y necesario no solo para estar limpitos y guapos, que también, la relajación que aportan las  duchas con sus potentes rociadores o las modernas bañeras de hidromasaje se equiparan al mejor balneario. Perfecto.

Pero vayamos un poco mas allá, al placer de abrir un cajón y contemplar tu colección de lacas de uñas ordenadas por colores o de las toallas dobladas y esponjosas en un estante, de las cremitas, perfumes y cosméticos en al alcance de la mano en un tocador…son esas pequeñas cosas que, inexplicablemente, nos hace sentir bien, de maravilla, y digo yo que algunos debemos nacer con el gen del orden muy desarrollado.

Orden-en-el-baño-cosmeticos

Tocador, de Car Möbel.

Y es que un baño ordenado y despejado luce sin duda mucho más bonito.

Pilar Perea (redactora) @PilarPerea1

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Mi casa de la pradera

De la pradera, de la montaña o del campo. Rodeada de verde hierba, azul cielo y amarillo sol. Vamos, una casa de cuento, digna de los Alpes, pero en la sierra de Gredos, para no irnos tan lejos, o en cualquier otro sistema montañoso o no, que también aceptamos pueblito como opción para ubicar una casa de campo.

El estilo rústico se presta para decorar una casa de campo. ¡Un rústico renovado!

El estilo rústico se presta para decorar una casa de campo. ¡Un rústico renovado!

El caso es que quien tiene una casita de campo tiene un tesoro. Rodeado de naturaleza es un escape donde huir y retirarse de la rutina. Cuando hace frío tiene su encanto con paisajes nevados y el calor de una chimenea. Y en verano, días de sol de justicia y noches de cielos estrellados al fresquito.

Las zonas de exterior también se decoran con muebles de forja, madera o fibras.

Las zonas de exterior también se decoran con muebles de forja, madera o fibras.

Como soñar es gratis y no ocupa lugar, imagino la mía. Y por deformación personal ya he elegido hasta la tela de las cortinas de las ventanas y el color de las paredes y el de la carpintería y… Así que hasta que llegue mi oportunidad de retirarme a mi casita de la pradera, comparto con vosotros las claves de la decoración de una casa de campo. Decorada en un estilo rústico renovado, en tonos suaves y muy naturales.

Alejandra Muñoz @alterandme

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Dormitorios decorados en femenino

Dime cómo decoras y te diré cómo eres. La decoración refleja tu yo más de lo piensas. Tanto si cuentas con un presupuesto ajustado, incluso low cost, como si no es así, y tienes suficiente para darte un capricho deco o más…

El otro día estaba buscando ropa de cama para dar un aire nuevo a la decoración de mi dormitorio y me di cuenta de cómo unas sábanas, una funda y unos almohadones pueden dar un aire u otro al ambiente. Viéndolos me quedaba claro cómo iban reflejando gustos y estilos diferentes. Mis favoritos eran los que tenían una estética concreta, femenina, que no cursi: clásica, actual, bohemia, glamurosa, nórdica… Todos ellos se iban enriqueciendo con detalles de otros estilos, y casualidades de la vida, muchos tenían diseños de autor, lámparas y piezas mid century, sobre todo.

También me sorprendieron dos cosas más. En primer lugar, el mix de almohadones y cojines, en orden y en desorden “aparente”, pero también cómo sobre la cama lucían todos sus encantos colchas de piqué en tonos pastel empolvados, plaids acolchados con tejidos sedosos, mantas de punto, mantas de pelo, exóticos suzanis y también tejidos tipo tapiz. En segundo lugar, la importancia de la pared del cabecero, el color de la pared, el efecto que tienen los papeles pintados o materiales como el ladrillo visto natural o blanco y los revestimientos de madera. Estas dos imágenes, una con pared blanca y otra panelada en negro, valen más que mil de mis palabras…

EN BLANCO. La pared de ladrillos y el cuadro sustituyen al cabecero convencional en este dormitorio. Interiorismo, Arianna Barral y Joaquín Vázquez. Manta, cojines, taburete y flexo, de La Victoriana de Mondariz. Funda nórdica, de Zara Home. Cuadro, de Isadora Art Deco.

EN BLANCO. La pared de ladrillos y el cuadro sustituyen al cabecero convencional en este dormitorio. Interiorismo, Arianna Barral y Joaquín Vázquez. Manta, cojines, taburete y flexo, de La Victoriana de Mondariz. Funda nórdica, de Zara Home. Cuadro, de Isadora Art Deco.

 

Dormitorio con cabecero negro

EN NEGRO. El cabecero de este dormitorio es un gran panel de chapa de roble teñido en wengué que cubre la pared y enmarca una fotografía en blanco y negro de gran formato; un dúo con gran impacto visual, que focaliza la atención por su magnetismo y contraste con el blanco. Cabecero diseñado por Cristina Carbonell, arquitecta que proyectó la reforma de la casa. Mesilla, de Roche Bobois. Lámparas, de Retablo. Colcha, cuadrantes y plaid, de Textura.

Espero que os guste esta selección de Seis dormitorios para una dama.

Begoña Fernández (redactora)  @BegonaFG

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Salir por la puerta grande

A un recibidor le pido que sea amplio, luminoso, bonito y práctico. ¿Es mucho pedir? Supongo que sí. Los recibidores suelen ser mini y para mí, entran en la categoría de “espacios difíciles”. Su planta es complicada de distribuir porque, o bien, tienen varias puertas, o cuentan con un radiador que impide colocar una consola bonita, o molesta el telefonillo y el cajetín del cuadro eléctrico… o, directamente, conectan con un pasillo y al ser zonas de paso ¡cuidado con poner cualquier cosa que sea un obstáculo para la circulación!

Recibidor decorado con estilo retro

Recibidor decorado con mesas retro en dos alturas y pareja de espejos en diferente formato y medidas. Muebles y espejos, de Reno.

¿Cómo acertar para que sea un orgullo recibir a familiares y amigos en casa?  ¿Cómo convertirlo en un espacio acogedor y bien decorado?

Afortunadamente, hay muchos recursos decorativos para conseguir salir por la puerta grande en este reto; es decir, salir más que airoso de la decoración del recibidor. En un mini recibidor, un mix de espejos y, si cabe, una consola estrecha… Para los que quieren algo retro, los muebles con perchero y paragüero también son estrechos… Los diseños a medida para espacios muy, pero que muy difíciles. Papeles pintados, murales, vinilos, letras decorativas, fotos familiares, fotos artísticas con impresión digital, paneles retroiluminados y baldas voladas –con cajones volados– son la solución para aquellos minúsculos donde, a falta de metros, siempre se puede crear un espacio con carácter y personalidad.

Busca ideas e inspiración en estos ejemplos, clica aquí: Para entrar con buen pie: recibidores (bien) decorados.

Begoña Fernández (redactora)  @BegonaFG

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest