Archivo de la etiqueta: cocina

Córtame más pan, Sam

 

Cada día, cuando preparamos los bocadillos que los niños se llevan el cole, tenemos un pequeño contencioso doméstico a la hora de cortar el pan. El papá elige un cuchillo jamonero. “Pero… ¿por qué cortas el pan con ese?” pregunto yo, irritada, al pensar que, si esta Navidad alguien tiene a bien regalarnos una paletilla, el cuchillo ya estará mellado de tanto chocar contra la tablita de madera. Yo, sin embargo, prefiero un cuchillo más corto, pero mi pareja, entonces, argumenta con el ceño fruncido “Ay, hija, que estás llenando toda la encimera de migas”.

Claro que nuestra pequeña disputa conyugal tiene los días contados. Y todo, gracias a este cuchillo específico para cortar pan, de la firma Kuhn Rikon. Está realizado en acero japonés al carbono, lo que hace que sea firme y flexible al mismo tiempo. Además, está recubierto con una capa antiadherente. Y su formato, con ranuras, hoja de sierra y mango ergonómico, facilita un corte limpio sin necesidad de hacer fuerza. Por cierto, ¿qué te parece su funda? Preserva el afilado, ayuda a guardarlo de forma segura (sin que nadie se deje un dedo cuando meta la mano en el cajón) y es tan mona… ¿A que recuerda a una baguette boradita?

Cuchillo de Pan Kuhn Rikon.

 

Estoy deseando probarlo. Y, en lugar de ceños fruncidos y respuestas desabridas, seguro que a partir de ahora admiraré el corte perfecto de mi chico. Suspirando, entrecerraré los ojos y le pediré al más puro estilo de la peli Casa Blanca: “córtalo otra vez, Sam”.  

Si quieres curiosear la firma Kuhn Rikon, echa un vistazo en www.kuhnrikon.es

Susana González

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Entre fogones

 

La cocina es una de las estancias más importantes de la casa. Es aquí donde se guardan y preparan los alimentos que dan la energía necesaria para el día a día. Hoy os voy a dar unos consejitos relacionados con los fogones que vale la pena tener en cuenta. Como siempre digo, la limpieza es fundamental en feng shui.

Unos fogones relucientes, hacen que comencemos las tareas culinarias de otra manera. Una visión de limpieza resultará siempre más agradable a la hora de trabajar y dará siempre más ánimos, si cocinar no es nuestro fuerte.

Los fogones deben usarse todos con regularidad. Hay tendencia a utilizar más unos que otros, pero es conveniente utilizarlos todos, para conseguir una energía mas fluída dentro de este rincón de la cocina que es, en definitiva, la parte mas importante. Además, los fogones han de estar en una posición que  permita ver la puerta de entrada de la cocina para tener así una sensación de mayor confianza y tranquilidad.

La placa no se debe situar delante de la ventana, porque la energía que genera sale directamente por la misma y repercutiría negativamente en la zona del mapa bagua donde la cocina se encuentre. Si se coloca la zona de trabajo de la cocina en una isla, siempre que se pueda, se estará en todo momento con esta sensación de calma, que es como se debe cocinar. Una comida hecha con nervios y mal humor hará que su sabor se distorsione y que no sea tan sabrosa. La energía del estado de ánimo también se transmite a todo lo que hacemos, especialmente a la comida.

Hay algunos expertos aconsejan, además, colocar un espejo en frente de los fogones. Pero yo no estoy muy de acuerdo, más que nada porque aunque, si bien se duplica el efecto de prosperidad al reflejarse la imagen de la comida haciéndose en las cacerolas, después es más engorroso limpiarlo sobre todo si freímos alimentos. Yo recomiendo colocar el espejo en el comedor, que da más amplitud, siempre que lo que refleje sea la mesa y todo lo que en ella se coloque sea comida.

Tener en cuenta estos pequeños consejos hará que se disfrute de ese espacio de tiempo que cada día se debe pasar en la cocina.

cocina

Cocina de la firma Santos.

Lidia García

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Encantadores tarros de mermelada

 

Ya sabéis que en Micasa somos unas locas de la decoración y de la cocina. Nos gustan la gastronomía, y lo podéis comprobar en cada número en la sección Alrededor de la Mesa, donde nuestra compañera Susana González selecciona cuidadosamente cada una de las recetas, gadgets y noticias relacionadas con la cocina como si se trataran de los ingredientes para elaborar a fuego lento el mejor de los platos.

Y especialmente nos gustan esos detalles que aúnan cocina y decoración. Y si hay un detalle que me parece encantador es decorar los botes de mermelada. Cuando me encierro una tarde a elaborar mermelada, para no devorarla toda yo solita, comparto calorías con familiares y amigos, y envaso la compota en pequeños tarros que luego decoro de manera personal para cada uno de ellos. En el fondo pienso que hago la mermelada como excusa para dedicar mi tiempo a recortar tapas, crear pegatinas, imprimir tarjetas… No es difícil y, sin embargo, me encanta la cara que ponen los agasajados al recibir un detalle tan artesanal.

Yo compro botecidos de cristal con tapa de rosca en tiendas como Casa o Pórtico (donde los encontraréis tallados con motivos de frutas y de forma redondeada, muy rústicos) o lisos, que me permiten pegar etiquetas con el ingrediente de la mermelada. En uno de esos bazares donde puedes encontrar millones de artículos curiosos, tienen tarritos de cristal tamaño mini, ideales para regalar una cajita con un par de sabores diferentes. Si queréis comprar varios modelos os recomiendo www.botellas-y-tarros.es (tienen una sección dedicada a frascos de mermelada y de conservas).
Lo que no puede faltar es una tapa de tela que oculte la metálica del tarro, generalmente poco agraciada. Recorta un círculo de tela, 10 cm más grande que el diámetro de la tapa. Si lo haces con unas tijeras especiales de corte decorativo en zigzag, evitarás que se deshilache y la presentación quedará más cuidada. Luego, fíjalo con un lazo, cordón, trocito de rafia… alrededor del cuello del bote, con varias vueltas. Ahí puedes aprovechar para decorar los extremos con unas cuentas o bien, colgar una etiqueta. Lo de la etiqueta es un éxito. Yo suelo colocar una con el nombre de la persona a la que se lo regalo o recorto en fieltro la inicial de su nombre. Si lo prefieres, añade una etiqueta adhesiva (las encontrarás de millones de formas y diseños en www.etsy.com) e indica el sabor y fecha de elaboración.

 

Con los tarros de cierre hermético, una tira de puntilla dará un agradable toque romántico para servir las mermeladas en un relajado desayuno un domingo por la mañana. La foto de arriba a la derecha es del espacio de Ikea en Casa Decor Madrid 2012, decorado por Lorenzo Meazza y Rocío Romero.

Importante, si no van a consumir las mermeladas en poco tiempo, envásalas al vacío. Para ello, esteriliza los tarros hirviéndolos en una olla durante 30 minutos. El agua debe cubrirlos por completo, y hay que colocar un paño de algodón en el fondo, para evitar que al chocar se rompan. Llénalos hasta el borde con la confitura, cierra bien y cuece los tarros al baño María durante otros 20-30 minutos.
¿Buscas consejos sobre conservas? http://www.juvasa.com/conservas/2010/06/tarros-de-cristal-para-mermeladas-confituras-y-jaleas. Aquí encontrarás recetas caseras y trucos para elaborar conservas.
¡Feliz jornada culinaria!

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Cocina a la brasa, en el micro

En una época en la que ya casi nadie cree en milagros, tengo que contaros que he estado presente en un acto de fe. Os cuento.

El otro día fui a la presentación de una nueva gama de hornos microondas Solar Series de LG. Hasta ahora, cada vez que alguien me sugería la posibilidad de cocinar en un micro, automáticamente mi cabeza volaba hacia el típico pescadito medio hervido sobre un lecho de verduras más bien tristonas. Para entendernos: un concepto “comida de dieta” saludable tirando a soso.

Y hete aquí que, cuando llegué a la presentación y me encontré con Darío Barrio (el cocinero, sí), con un chuletón, una dorada y unos contramuslos de pollo, pensé “¿esto tan rico en un micro? ¡qué pena!” Pero después de que Darío nos indicara cómo teníamos que elaborar cada plato y los metiera en el horno micro Solar Series, ya empecé a sentirme menos desanimada. Porque el olorcillo que salía era toda una promesa de algo sabroso y rico.

Daio Barrio presenta los hornos microondas Solar Series de LG.

“¿Hay gato encerrado?”, me pregunté. No, lo que hay es una lámpara de cocción que incorpora un filamento de carbón. Este emite unos flashes de luz intensos que permiten cocinar los alimentos tanto dentro como fuera, con un sabor similar al que se consigue en un horno de leña.

Hornos LG Solaris.

Pero no acaba ahí la cosa. Los expertos de márketing de LG nos explicaron que la nueva gama utiliza una tecnología (para fanáticos de lo tecno: lightwave y convección activa) que permiten ahorrar un 30% de tiempo y un 40% de energía. “Eso sí que es raro”, pensé yo, incrédula. Pero estos ojitos lo comprobaron por sí mismos. La cuestión es que tú le indicas al horno el peso de lo que metes (medio kilo, tres cuartos…), luego pulsas en los mandos lo que quieres hacer (pollo asado, nugets…) y el horno, que es muy listo, calcula automáticamente el tiempo de cocción que hace falta, sin necesidad de un precalentamiento.

Y, para que nadie me tome por mentirosa, aquí os paso las fotos de las comiditas que preparamos.
¿Qué opináis de este chuletón? Parece asadito a la leña…

Hornos LG Solaris. Carne a la brasa.

 

¿Y estos rollitos de pollo asados, rellenos con sal, ajo, higos secos bañados en Brandy y una vaina de canela? Por cierto, la salsa combina piña natural y menta…

Hornos LG Solaris. Pollo

 

Y qué decir de la doradita…

Hornos LG solaris. Dorada.

 

Pero lo que más me gustó de todo fue cuando me asomé al horno micro Solar Series y vi su interior churretoso. “Ay, ahora viene el momento limpieza”, me lamenté. Entonces me explicaron que esta gama tiene un interior revestido con pintura nada porosa, lo que facilita hasta un 10% su limpieza.

Ver para creer. Lo que os decía…

www.lg.com/es

Susana González

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Agua del grifo, por favor

¿Estás harta de acarrear agua embotellada desde el súper? ¿Crees que ocupa demasiado sitio la jarra en el frigorífico?¿Te gusta el agua con gas?

No me he vuelto loca, estas tres preguntas tienen mucho que ver si hablamos de Grohe Blue Fresh, un grifo que conocimos, vimos y tocamos ayer en Madrid.
A mí, personalmente, me impresionó. Que puedas tener un grifo con un diseño tan espectacular, que filtre, elimine el mal sabor y que permita elegir la temperatura de salida del agua me parece alucinante pero, si además ofrece la posibilidad de añadirle gas, poco o mucho según gustos de cada cual, el asombro es mayor. Pero existe, aquí lo tenéis.

 

Grifo Grohe Blue Fresh.

 

Todo esto nos explicaron con acierto e ingenio los anfitriones, de Grohe, en Neffpoint, el showroom del que dispone Neff en Madrid.  Una vez más os preguntaréis qué tiene que ver una cosa con otra. Mucho. Este magnífico espacio, además de estar equipado con los electrodomésticos de última generación de esta marca, cuenta con varios grifos Grohe Blue; por eso, y para que los periodistas comprobáramos la pureza del agua, nos pusieron a cocinar. Sí, sí, a todos.

El chef Diego Ferrer hizo las veces de director de orquesta y, equipados con delantales, nos pusimos manos a la obra. Ana Isabel Hernández, de la revista Nuevo Estilo, Ana Jiménez, de la revista Casa Diez y yo misma, escalfamos unos 20 huevos de codorniz para acompañar con unas migas… esas las hizo Diego¡ por supuesto!

Cocinando con Grohe.

 

Pilar Perez (redactora)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest