Del salón a la cocina, ideas para ahorrar con una casa más inteligente

Casi todos hacemos lista de buenos propósitos en Nochevieja y muchos también, en septiembre, después de las vacaciones. Bueno, pues yo además, tengo mi propia lista de buenos propósitos cuando me llega la factura de la luz y me asusto. Son los propósitos ahorradores post-factura.

Ese mismo día, como lo de ahorrar no solo es cosa mía, suelo recordar al resto de la familia que todos deben colaborar. Y parece que funciona… a veces… porque el televisor ya no está encendido de forma permanente y es raro el día que todo el salón tiene las luces encendidas. Y digo solo a veces porque también me encuentro el pasillo iluminado con demasiada frecuencia. Por eso me he dado cuenta de que mis ¿sermones? se los lleva el viento.

Pasillo con luces encedidas

El pasillo se enciende al pasar y se apaga al salir. ¿Tan difícil es? Si estás cansada de ir apagando luces, la solución es un detector de presencia. Práctico también en escaleras, recibidores y garajes…

Y lo que más rabia me da… Volver a casa y que ¡haya alguna luz encendida por descuido! También tengo otros momentos de consumo eléctrico ¡absurdo! Son las 11 h de un sábado soleado, y veo encendido el salón y la habitación que utilizamos de despacho. Me asomo al salón y me encuentro a una de las peques jugando con la luz encendida porque parece que es de noche. Voy al despacho, y la mayor, viendo un video en el ordenador ¡con las luces encendidas en pleno día! ¿Por qué? La explicación es que en mi casa hay un sol radiante a primera hora de la mañana, así que extendemos el toldo en el salón y bajamos persiana en el despacho, pero nadie se acordó de recoger toldo, ni de subir la persiana cuando el sol se elevó y ya no daba de pleno en la fachada. ¡Cuánto consumo absurdo! La compañía eléctrica un día de estos nos va a felicitar.

Y de todos modos, me he dado cuenta de que con gestos ahorradores, se puede ir reduciendo el consumo, pero que son insuficientes, y que si de verdad quiero ahorrar tengo que hacer de mi hogar una casa eficiente y poner en práctica muchas más acciones que reduzcan el consumo energético.

En el salón, los dormitorios, la entrada y el recibidor también puedo ahorrar. Viendo la web de Schneider Electric, se puede convertir mi casa en una casa ahorradora. He visto su termostato para controlar el consumo de calefacción y aire acondicionado, y también interruptores programables para persianas y toldos motorizados. Ya me imagino disfrutando de mayor confort térmico en casa en verano y en invierno, sin consumir tanto en aire acondicionado y calefacción, pero además, se acabó el encontrarme con el salón y el despacho encendidos a las 11 h… Si programo que se suban las persianas cuando el sol no deslumbre, entrará la luz natural, y nadie tendrá que encender lámparas ni focos. ¡El sol, y su luz, son gratis!

Termostato, de Schneider Electric.

El confort térmico en casa y el ahorro energético es posible. Los termostatos para control de calefacción permiten regular la temperatura en todo momento y las versiones programables te permitirán controlar a diario la conexión y desconexión para ajustar el consumo a tu horario. Termostato, de Schneider Electric.

Control-de-persianas-de-Schneider-Electric

Mecanismo electrónico, de Schneider Electric, para programar un horario de subida y bajada de persianas y toldos motorizados, para favorecer la eficiencia energética.

Más mecansimos que veo decorativos y harán de mi casa un hogar eficiente… los de la serie Odace. ¡Mira lo que pueden ahorrar!

Cuatro mecanismos de Schneider Electric

¿Quieres ahorrar? Mira lo que consiguen estos mecanismos de Schneider Electric.

 

En la cocina hay mucho que ahorrar, cambiando la iluminación de la encimera por linestras LED, por ejemplo. Y en los electrodomésticos, optar por los eficientes. Cuando cambie el frigorífico, que está encendido 365 días/año, 24 h/día, lo haré por uno con etiqueta energética A+++ que es la más eficiente. Y cuando le toque el turno al lavavajillas y la lavadora, elegir los más eficientes que, por supuesto, tienen programas eco. Mi propósito ahorrador será utilizar esos programas de mínimo consumo como primera opción y no darle al primero que me parezca.

Cocina con barra para desayunos

En la cocina se pasa mucho tiempo… La clave para reducir el consumo es la iluminación por fases y de bajo consumo. El encendido simultáneo de las diferentes áreas es un derroche energético y de dinero. En esta cocina, debajo de los armarios altos se instalaron linestras de LED para iluminar la zona de trabajo. Sus ventajas: ahorro energético, luz puntual y óptima para las tareas culinarias y un bonito efecto decorativo.

Y lo que ya me parece un avance increíble y que marca la diferencia entre una casa y otra es la domótica. ¿Casas inteligentes gracias a la domótica? Sí, porque los sistemas domóticos tienen funciones que sí lo son. Veamos algunos ejemplos: que esta noche celebramos algo en casa, le doy a una tecla, que sería “modo fiesta”, por ejemplo, y la iluminación ambiental del salón crea una escena que es la perfecta; que hoy es un día de tormenta, las persianas se bajan solas para que los cristales no se manchen… Y al terminar el día, pulsas un botón que sería el equivalente a “modo noche” y las luces se apagan, las persianas se bajan y la temperatura de la calefacción/el aire acondicionado es la óptima. Todo un descubrimiento las ventajas de los sistemas domóticos de Schneider Electric, que combinan todas las funciones principales de control, gestión y comunicación para la iluminación, la calefacción, el aire acondicionado y las persianas en un solo sistema inteligente. La casa bajo control con un mando a distancia, tableta, ordenador y smartphone.

Sistema domótico de Schneider Electric

Sistema domótico de Schneider Electric, con tecnología KNX, para el control y la gestión inteligente de edificios y viviendas.

 

Se me olvidaba, todo lo mencionado se puede instalar en obra nueva y en casa ya construida… Así que tu casa puede tener 20, 30 o 40 años pero puede ser ahorradora y eficiente como la que más.

Begoña Fernández  (redactora) @BegonaFG

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 5 = dos