Yo sí tengo un pueblito bueno, ¿y tú?

Tengo una amiga que, en cuanto llega el verano, se lamenta de no tener pueblo. “Aquí, los niños se aburren y se pasan el día pegados al ordenador. Y con tanto calor, en la ciudad no se puede hacer nada”, me cuenta.

Yo me encuentro entre las afortunadas que sí tienen pueblo. En cuanto llegan las vacaciones, preparo las maletas y salimos para allí escopeteados. Nada más bajar del coche, mis hijos salen pitando a jugar a la plaza mientras yo saboreo mi reencuentro con la casa. Paredes encaladas, muros gruesos, puertas de madera, contraventanas que dejan en penumbra el dormitorio para sestear al fresco…

Salón de estilo rústico, con sueños de barro y vigas en el techo

Suelos de barro, vigas vistas de madera en el techo, muros gruesos… El estilo rústico tiene características muy definidas.

Y es que, si existe un estilo fácil de recrear en casa, ese es el rústico. Materiales, muebles y acabados tienen una personalidad propia que permiten identificarlos de una simple ojeada.

Dormitorio abuhardillado, con vigas de madera.

Dormitorio abuhardillado con vigas de madera, cortinas rematadas en encaje y un cojín con flores estampadas en la mecedora.

Si quieres descubrir cuáles son las claves del estilo rústico, pincha en este enlace. En él encontrarás casas de campo, materiales ad hoc y detalles con encanto.

Casas de campo: cómo decorarlas con estilo

Por cierto, ¿tú también tienes un pueblito bueno?

Susana González (jefa de sección) @susigonfer

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

3 pensamientos en “Yo sí tengo un pueblito bueno, ¿y tú?

  1. yara

    Me parece una casa super acogedora, en esa habitacion me pasaria horas leyendo. Si pudiera me escapaba cada vez que tuviese libre. Me encanta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 6 = siete