Una cena romántica la noche de San Valentín

La mayoría de las personas, cuando se les pregunta si celebran San Valentín, ponen cara de interesantes y responden  “¿Esa tontería consumista? ¡Uh, yo, para nada!”. Pero la verdad es que a nadie le amarga una fiesta, sobre todo, si incluye una velada romántica. La cuestión es: ¿por qué se asocia el 14 de febrero con cenas, flores y regalos? Es más: ¿alquien sabe quién era ese santo?
Aunque existen diferentes teorías, y ninguna certeza de su existencia real, la versión más extendida atribuye la fiesta de San Valentín a un médico romano que se hizo sacerdote. Desde que se convirtió al cristianismo, se dedicó a casar a los soldados a pesar de que el emperador Claudio se lo tenía prohibido. Como los emperadores de entonces tenían su genio, pasó lo que tenía que pasar y el afán matrimonial de Valentín terminó en su decapitación el 14 de febrero del año 270 después de Cristo.
Visto lo visto, ¿qué tal si aprovechas la excusa para celebrar que tú aún conservas la cabeza sobre los hombros y te regalas una cena con tu pareja?

Cena y baile en San Valentín, en el Ritz

El hotel Ritz propone una cena con música en vivo y baile para San Valentín

El hotel Ritz propone una velada especial, con concierto, cena preparada para la ocasión amenizada con música en vivo, y baile  (130  € por persona). Con la posibilidad de quedarte a pasar la noche y desayunar al día siguiente.
Claro que, una alternativa igual de romántica y más ajustada de precio, consiste en organizar una cena en casa. ¿Los ingredientes? Un menú rico, una mesa con encanto, música suave, velas…

Candeleros, platos, copas y bajoplatos, de Ikea

Una mesa para dos, con bajoplatos de fibra, vajilla blanca, copas y un par de candeleros para crear ambiente. Todo, de Ikea.

Reserva un tiempo para ponerte guapa, perfúmate y no te disgustes si el primer plato se ha quedado tibio o el segundo está algo salado. En el momento en que te sientes a la mesa, céntrate solo en disfrutar cada instante.

Vajilla, copas y cubitera, de Ikea

Vajilla, copas, cubitera y vosotros. Es lo único que necesitáis para disfrutar de la velada. Todo, de Ikea.

Así que, si te apetece organizar una velada especial, con ideas coquetonas, haz clic aquí e inspírate. El resto, es cosa vuestra… ¡Feliz San Valentín, pareja!

Susana González (jefa de sección) @susigonfer

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un pensamiento en “Una cena romántica la noche de San Valentín

  1. Natalia

    Somos dos amigas que acabamos de empezar con “miter and bobbin” una empresa de decoración donde lo principal son los muebles personalizables. Hemos diseñado muebles en madera maciza que al comprar incluyen un kit muy completo para que cada cliente en su casa personalice el mueble a su gusto, acorde con la decoración de su casa, y acabe teniendo un mueble de calidad, exclusivo y haya disfrutado “diseñando” su acabado. La caja del Kit también contiene un libro de instrucciones para ayudar en el paso a paso con los novatos en el mundo Do It Yourself.
    Aquí te dejo la web para que eches un vistazo, y tenemos perfil de Instagram para que cotillees algunos muebles que ya hemos personalizado de la manera más sencilla.
    SÍGUENOS
    http://www.miterandbobbin.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − = uno