Con la maleta a cuestas

Justo eso, tengo las maletas, pero solo las maletas. Toca llenarlas, aportar contenido, chicha, ropa, botes, zapatos, pareo, sombrero… Es la parte que más me estresa de un viaje: hacer la maleta. Con ella empieza ya la preparación del viaje, pero cuando consigo cerrar la cremallera siento un alivio tan inmenso que ya no pienso más en si llevo lo adecuado, si me dejo lo fundamental o si el vestido que finalmente espera en la percha solo —el resto de sus compañeros de armario ya están empaquetados, sí, se vienen conmigo— merecía un mini hueco en la maleta.

Pues eso, que ya estamos a las puertas todos de colgar el cartel de “cerrado por vacaciones” así que este año me he propuesto que hacer la maleta no sea una misión imposible. De hecho, afronto el reto relajada y confiada. Nada de tranquilizantes. Puedo con ello.

1.- Elegir la maleta. El tamaño es proporcional al número de días que disfrutaremos debajo del cocotero. Si viajamos en avión hay que tener en cuenta además que el tamaño sí importa, tanto si se trata de equipaje de mano que viaja en cabina, como si vamos a facturar ya que a mayor tamaño, más peso y los kilos de más se pagan en oro en las compañías.

Maletas de Salvador Bachiller

¿Dónde busco mi maleta? Salvador Bachiller o El Corte Inglés.

2.- Rígida, semirígida, flexible, vintage… Según el tipo de viaje (mar, tierra o aire) y gustos y preferencias. Unas soportan más los golpes, otras menos, hay quien prefiere bolsos. Si viajas en coche, las maletas sufren menos y puedes rescatar un diseño divino. En cualquier caso, yo prefiero que incorporen ruedas para no tener que cargar con los kilos a cuestas.

Las maletas vintage rebosan encanto pero no son aptas para según qué tipo de viajes.

Una maleta vintage luce el encanto de los kilómetros recorridos y disfrutados.

3.- Hacer una lista. Fundamental. Para pensar en los modelitos que voy a lucir cada día y en cada momento. Así no me dejaré nada en el tintero (ni en los cajones). Piensa en la funcionalidad. En combinar colores (para ello, mejor que optes por prendas en tonos neutros si, como yo, eres una maniática de la combinación). Si necesitas tacones o cuñas, ten en cuenta que ocupan más y pesan. Pero, estamos de vacaciones ¿seguro que los necesitas? Aquí que no falte el pasaporte en primer lugar. Este año he comprado una funda para el mío y un estuche específico para llevar toda la documentación del viaje.

Funda de pasaporte, de Les Invasions Ephémères

Funda de pasaporte, de Les Invasions Ephémères.

4.- El neceser. Piensa en mini. Lleva muestras o rellena botes. Solo lo imprescindible. Las cremas básicas. Olvídate del exfoliante corporal. Puedes vivir sin él unos días. A la vuelta, tocará operación belleza. Puedes optar por un diseño para llevar en la maleta o los que se resisten a esconderse porque su diseño trés chic está hecho para lucirse.

Neceser, de PiP Studio.

Neceser, de PiP Studio.

5.- Botes rellenables y transparentes. Así te aseguras no llevar más peso del necesario con botes de 1 litro de capacidad. Además, para viajar en avión son imprescindibles si no quieres facturar tu maleta ya que está limitada la capacidad (máximo 100 ml).

Botes rellenables mini para viaje.

Botes rellenables con tapón de rosca, tapa, vaporizador… Los encontrarás en Pórtico o perfumerías.

6.- Líquidos mejor en una bolsita. Evitarás disgustos al abrir la maleta en caso de que alguno se derrame. Todos detectamos ese bote traicionero que no acaba de cerrar herméticamente. Bien porque la rosca no encaja a la perfección bien porque la tapita nunca hace clic. Esos en una bolsa. Además, si viajas con líquidos en tu equipaje de mano, llévalos en una bolsa transparente que deje ver el contenido por si te piden que los muestres en algún control.

Estuches transparentes con cremallera, de Ordning & Reda.

Estuches transparentes con cremallera, de Ordning & Reda.

7.- Mini aparatos. No cargues innecesariamente con aparatos. Pregunta en el alojamiento al que vas si cuentan con secador de pelo y plancha para la ropa. Existen versiones mini de estos pequeños electrodomésticos pero ocupan en la maleta y añaden peso. Además, en caso de que tu destino se encuentre más allá de las fronteras de tu país, infórmate de las potencias permitidas según la red eléctrica y si es necesario llevar adaptador de clavijas.

Secadores de viaje. Llévalos solo si el alojamiento no disopne de ellos.

Existen secadores de viaje y planchas de ropa mini.

8.- Maquillaje. No olvides tus imprescindibles. Es difícil encontrar tamaño mini de sombras, bases y pintalabios, pero algunas firmas lanzan en verano kits mini (como Essence o Archangela). Es el momento de hacerte con ellos. Deja la base de maquillaje, una BB Cream es suficiente porque nuestra piel estará bronceada por el sol. Alguna sombra que aporte brillo a la mirada, un bálsamo labial con brillo y ¡lista! No olvides hacerte con un juego de brochas de viaje.

Neceser, de House Doctor

Neceser, de House Dcotor.

9.- Bolsas de tela. Para los zapatos, la ropa sucia…

Bolsas de tela para la ropa sucia.

Bolsa de tela, de Amadeus. Neceser, de Así. Similares en Pórtico y en Derrière la Prote.

10.- Joyas y bisutería. Los complementos salvan los looks. Al llevar lo imprescindible y combinar las prendas los complementos ponen el punto de distinción. Lleva collares, pendientes y pulseras en un joyero de viaje.

Joyero de viaje, similar en Salvador Bachiller.

Joyero de viaje, similar en Salvador Bachiller.

11.- Prendas delicadas en un estuche. Como la ropa interior. Lleva un estuche específico para organizar las prendas más pequeñas y que no se pierdan entre los jerseys.

Maletas de tela para organizar la ropa de menor tamaño o más delicada.

Maletas de tela para organizar la ropa de menor tamaño o más delicada.

12.- Botiquín. No queremos que nos pase nada pero no olvides preparar un mini botiquín de viaje con lo imprescindible. Si viajas con niños, aumenta su volumen. Pero no pueden faltar tiritas, antipicaduras y algún analgésico.

Estuche para los medicamentos, de Derrière la Porte.

Estuche para los medicamentos, de Derrière la Porte.

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción).

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 + = ocho