La fondue: cortar, pinchar y mojar

 

Hace frío así que, inspirados en las bajas temperaturas de las montañas suizas —de donde es originario este plato— y pensando en qué menú podía idear para una cenita con amigos este fin de semana en casa, resguardados precisamente del frío, se me ha ocurrido que es el momento idóneo para preparar un fondue.

Es una excelente manera de entrar en calor y de disfrutar de una velada agradable de conversación y risas por el trozo que siempre se pierde en el fondo de la fondue o la lucha entre pinchos que se enredan. La original es de queso y, a partir de ahí, nacieron el resto de variantes.

Fondue Le Pain Quotidien

Foto, cortesía de Le Pain Quotidien (www.lepainquotidien.es), donde encontrarás panes deliciosos para acompañar.

El caquelón o marmita es el recipiente de la fondue, que puede ser de barro, de cerámica refractaria o de hierro grueso esmaltado. Tiene que ser ancho, no muy profundo y con un mango corto para poder transportarlo cómodamente sin quemarse.

La receta básica para la de queso es mezclar distintas variedades, cortadas en láminas o ralladas. Se mezcla con vino blanco (la cantidad de vino ha de ser la mitad que la de queso) y se remueve constantemente con movimientos envolventes. El pan es el acompañamiento más habitual: blanco y con bastante corteza (el queso se pega mejor a ésta que a la miga). También se puede sustituir el pan por patatitas hervidas, salchichas troceadas, verduras…

Fondue de queso. Le Creuset

Foto: www.lecreuset.es. Conoce sus modelos y no te pierdas la sección de Recetas de su página web. ¡Tengo que probar la fondue de cangrejo que propone!

Otra variante es la fondue de carne, muy fresca y cortada en pedacitos pequeños. Se hace en aceite caliente y se acompaña con varias salsas. La modalidad china presenta la carne cortada en láminas muy finas, cocinas en un caldo de verduras (zanahoria, puerro, nabo, cebolla, ajo y perejil picado), champiñones negros secos y fideos chinos. Se prepara el aceite en la marmita y se acompaña con salsas y arroz blanco.

Y la más dulce: la de chocolate. Se derrite el chocolate y se bañan en él trocitos de fruta, bizcocho, magdalenas o nubes. Suele ser de menor tamaño que la fondue salada.

Fondue de chocolate. Le Creuset.

Foto: www.lecreuset.es.

Para la de queso y la de chocolate encontrarás en los supermercados mezclas ya preparadas, listas solo para calentar y añadir a la marmita.

Fundamental a la hora de preparar la mesa es presentar los alimentos en bandejas o recipientes, agrupados por tipos. Unos platos pequeños, unas copas de vino, los pinchos, algunos encurtidos y la mesa estará preparada. ¡Por supuesto, la fondue en el centro! Así que si no tienes una, vamos de compras:

Fondue de Casa Viva.

Fondue esmaltada, de Casa Viva (34,95 euros). www.casaviva.es

Fondue de El Corte Inglés.

Fondue Rojo, de El Corte Inglés (20 euros). www.elcorteingles.es

Fondue de La Oca.

Sofisticada, fondue Mondo, de La Oca (117 euros). www.laoca.com

Fondue Cocoa de Modernhaus.

Fondue de chocolate, de la firma Modernhaus. www.modernhaus.com

Aquí tenéis más recetas e ideas para preparar una deliciosa Fondue »

¿Os animáis?

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 5 = tres