Encantadores tarros de mermelada

 

Ya sabéis que en Micasa somos unas locas de la decoración y de la cocina. Nos gustan la gastronomía, y lo podéis comprobar en cada número en la sección Alrededor de la Mesa, donde nuestra compañera Susana González selecciona cuidadosamente cada una de las recetas, gadgets y noticias relacionadas con la cocina como si se trataran de los ingredientes para elaborar a fuego lento el mejor de los platos.

Y especialmente nos gustan esos detalles que aúnan cocina y decoración. Y si hay un detalle que me parece encantador es decorar los botes de mermelada. Cuando me encierro una tarde a elaborar mermelada, para no devorarla toda yo solita, comparto calorías con familiares y amigos, y envaso la compota en pequeños tarros que luego decoro de manera personal para cada uno de ellos. En el fondo pienso que hago la mermelada como excusa para dedicar mi tiempo a recortar tapas, crear pegatinas, imprimir tarjetas… No es difícil y, sin embargo, me encanta la cara que ponen los agasajados al recibir un detalle tan artesanal.

Yo compro botecidos de cristal con tapa de rosca en tiendas como Casa o Pórtico (donde los encontraréis tallados con motivos de frutas y de forma redondeada, muy rústicos) o lisos, que me permiten pegar etiquetas con el ingrediente de la mermelada. En uno de esos bazares donde puedes encontrar millones de artículos curiosos, tienen tarritos de cristal tamaño mini, ideales para regalar una cajita con un par de sabores diferentes. Si queréis comprar varios modelos os recomiendo www.botellas-y-tarros.es (tienen una sección dedicada a frascos de mermelada y de conservas).
Lo que no puede faltar es una tapa de tela que oculte la metálica del tarro, generalmente poco agraciada. Recorta un círculo de tela, 10 cm más grande que el diámetro de la tapa. Si lo haces con unas tijeras especiales de corte decorativo en zigzag, evitarás que se deshilache y la presentación quedará más cuidada. Luego, fíjalo con un lazo, cordón, trocito de rafia… alrededor del cuello del bote, con varias vueltas. Ahí puedes aprovechar para decorar los extremos con unas cuentas o bien, colgar una etiqueta. Lo de la etiqueta es un éxito. Yo suelo colocar una con el nombre de la persona a la que se lo regalo o recorto en fieltro la inicial de su nombre. Si lo prefieres, añade una etiqueta adhesiva (las encontrarás de millones de formas y diseños en www.etsy.com) e indica el sabor y fecha de elaboración.

 

Con los tarros de cierre hermético, una tira de puntilla dará un agradable toque romántico para servir las mermeladas en un relajado desayuno un domingo por la mañana. La foto de arriba a la derecha es del espacio de Ikea en Casa Decor Madrid 2012, decorado por Lorenzo Meazza y Rocío Romero.

Importante, si no van a consumir las mermeladas en poco tiempo, envásalas al vacío. Para ello, esteriliza los tarros hirviéndolos en una olla durante 30 minutos. El agua debe cubrirlos por completo, y hay que colocar un paño de algodón en el fondo, para evitar que al chocar se rompan. Llénalos hasta el borde con la confitura, cierra bien y cuece los tarros al baño María durante otros 20-30 minutos.
¿Buscas consejos sobre conservas? http://www.juvasa.com/conservas/2010/06/tarros-de-cristal-para-mermeladas-confituras-y-jaleas. Aquí encontrarás recetas caseras y trucos para elaborar conservas.
¡Feliz jornada culinaria!

Alejandra Muñoz (colaboradora de redacción)

 


2 pensamientos en “Encantadores tarros de mermelada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 6 = uno

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>